Proyecto Faq La ética ha huido de la información: ¿Quién dijo aquello de que la justicia era igual para todos?

jueves, 23 de febrero de 2017

La ética ha huido de la información: ¿Quién dijo aquello de que la justicia era igual para todos?



La ética ha huido de la información: ¿Quién dijo aquello de que la justicia era igual para todos? - La historia del obrero jubilado de Hostafrancs (Barcelona) hubiera inspirado a Bertolt Brecht, el escritor alemán, a que escribiera uno de sus cuadros teatrales más conmovedores de su vida. Resumo la historia según apareció en alguna canallesca; en este caso sin piedad y en su sentido más genuino. Titulares: “Un abuelo pistolero tuvo problemas económicos tras enviudar hace dos meses. El detenido atracó su propia oficina bancaria, de la que al parecer no podía sacar el dinero de su esposa”.

Salvo el protagonista, Jesús M.A -que es como se escriben ahora las contraverdades- lo demás es falso. No podía ser abuelo, porque no tenía hijos. Llamar pistolero a un tipo que llevaba una pistola de fogueo y sin balas, es un exceso semántico. Entró en la oficina bancaria de toda la vida -llevaba 35 años viviendo en el mismo sitio- y el dinero, que no sería precisamente el de Urdangarín, estaba colocado en una cuenta conjunta que los empleados bancarios no querían devolverle hasta que terminaran ¡los trámites mortuorios! Así llevaba dos meses y lo que la voluntad omnímoda de esos oficinistas dictaminasen que ya era hora de dárselo, porque al fin y al cabo era suyo. Hasta tuvo que pagar 500 euros, que pidió a una vecina, para pagarse un notario.

Harto de estar harto se compró una pistola de juguete y baratillo y se echó la vida por delante. En seis días, seis simulacros de atraco. Tres oficinas bancarias, una perfumería y una farmacia; todas alrededor de su casa, como si le importara un carajo ya todo. Curioso el detalle brechtiano, de que en la farmacia se llevó una caja de Viagra. ¡Grandes especulaciones! Bastaría con pensar que a sus 71 años y con problemas de próstata quisiera echarse el último gran polvo de su vida.

¿Que se le fue la olla? ¿Y a quién no? 71 años trabajando, fallece tu mujer de toda la vida y le ponen pegas a devolverte lo que es tuyo. Pero como eres un pringao tienes pocas posibilidades de hacer otra cosa que no sea algo grande al fin en tu vida: hay que tener muchos huevos y una cabeza fuera de sí, para entrar en plan temerario en los seis sitios que tienes más cerca, salvo uno en la Gran Vía.

¿Y a esto el gremio informativo, cada vez más sicario y acojonado, le llama “un pistolero”? Sencillamente un obrero que siempre trabajó en un taller de automoción y que se quedó viudo a los 71 años, sin hijos ni parientes, solo unos vecinos comprensivos que se desviven colmándole de alabanzas y que le adelantaban los gastos; que si 500 euros, que si mil y pico, que devolvía rigurosamente, no como el banco ¡Atracador a mano armada con pistola de chirigota!

Seguro que la entidad bancaria Caixabank habrá recompensado al director de la sucursal por su valor y su rigor económico. No hay piedad con quien uno se puede ensañar y tiene escasas posibilidades de defenderse. Un empleado modelo, no como otros directivos que saquean los bancos y las cajas, y encima hay que darles suculentas indemnizaciones. La demagogia se ha transformado en un cuento de hadas.

Pero lo mejor viene ahora. Los dos jueces encargados del caso le han decretado prisión sin fianza, por riesgo de fuga. Quizá podría sacarse uno de esos billetes para diez viajes por la ciudad e ir a ver el mar. No creo que le quitaran el pasaporte porque no tendría, y Suiza, ¡oh Urdangarín! le pillaba un poco lejos; tampoco sabrá esquiar y el norte de Europa le castigará de frío, carece de la  experiencia de Bárcenas. Menos aún, no habla idiomas, como Rodrigo Rato. ¡Pero hay riesgo de fuga hasta el bar de la esquina!

¿Quién dijo aquello de que la justicia era igual para todos? Quedará como el mejor chiste de nuestra época...

La ética ha huido de la información: ¿Quién dijo aquello de que la justicia era igual para todos? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR