Proyecto Faq Juan Luis Cebrián y la ley de Memoria Histórica

jueves, 23 de febrero de 2017

Juan Luis Cebrián y la ley de Memoria Histórica


Por Juan Vallejo (Burgos Dijital)
” Lo que ha hecho la Ley de la Memoria Histórica es generar problemas” Juan Luis Cebrián

Considera “completamente absurdo” que la “Guerra Civil siga viva”. Esto dice este vividor en el diario El Mundo. La entrevista se la hace la condesa, duquesa o marquesa Cayetana Álvarez de Toledo. Sí, una adicta a esa secta de ladrones del PP que en Burgos, en vísperas de las pasadas elecciones dijo que los de Imagina Burgos iban a incendiar la ciudad. En este medio fue bien servida por el que suscribe. Repugna el medio donde escribe, repugna Cebrián y ella hiede.

Recuerdo perfectamente cuando fue aprobada esta Ley, que Gaspar Llamazares, salió del Congreso para comunicarnos a los que rodeábamos esa cueva de Ali Babá en espera de saber qué concertaban los legisladores. Quien nos iba a decir que después  los gobiernos de Zapatero y Rajoy, se iban a desentender de la Ley y de que un periodista emblemático como Cebrián, se iba a descojonar de la Memoria, haciendo una hagiografía de Franco y su criminal andadura en un medio mendaz.

Pero lo asombroso de este asunto, es cómo este disfrazado militar de periodista ha llegado a caer tan bajo, tan servil, tan encantado de conocerse a sí mismo.

Recuerdo recién inaugurado El País, la baraja de hostias que le dieron y cómo, todos los que pudimos entrar al acto, le hicimos un homenaje. Ha evolucionado el ínclito valido de Felipe González, muñidor de franquicias y urdidor de descabezamientos políticos hacia el más facineroso y vil de los actos: denigrar a los familiares y asesinados por Franco. Le viene de lejos esta saña fascista y ahora le reclama. Le pasa el ADN factura.

El Gobierno Zapatero aprobó esta Ley. “Lejos de recuperar la memoria, lo que ha hecho es generar más conflictos”, dice el Académico indecente que ha trincado en El País lo que no está escrito. Subvenciones de Gobiernos del PP, del PSOE y de los bancos más corruptos del país. Todo para nutrir un medio que ahora se descompone haciendo bueno a El Mundo donde Cebrián acaba de vomitar contra la Memoria. Eso por no hablar de las fugas innombrables a Panamá de cuartos y capitales, de su consorte y que han valido a dignos periodistas como Nacho Escolar su defenestración de las empresas que este miserable mangonea. Un peligroso dictadorzuelo que ahora se ensaña con el dolor de centenares de víctimas del franquismo al burlarse de dicha Ley.

Este individuo repugnante, denigra la Academia de la Lengua a la que pertenece, de la que debería ser expulsado de inmediato, a la historia de este país y a todos los que nos pasamos jornadas de durísimo trabajo exhumando fusilados en Éstepar y la Pedraja, por poner un ejemplo. Qué dirá la periodista Natalia Junquera, que puntualmente relata las actividades y noticias de la Memoria Histórica en El País, cada vez menos, es la verdad, al ver que su exdirector y Presidente está pervertido por la puta vanidad, por una oculta saña contra la democracia que le ha hecho perder el juicio.

Yo le pondría en Estépar levantando la cal y el pedregal donde las raíces de las encinas enhebran las osamentas de los asesinados, rematados con un tiro en la nuca, al lado de las puntas de lapiceros, los que guardaron después de escribir a sus familiares en un rollito minúsculo de papel el amor y la ternura que habitaba en ellos instantes antes de ser liquidados, papelitos que Marcos Ana recogía para describir tanto dolor en sus versos, para conseguir llegar aquel testamento a las familias que ahora sentirán la calaña de este salvaje en sus sienes.

Si, fusilados que al entrar en capilla, dejaban doblada la hoja del libro que leían cuando les nombraban para el holocausto. Pobres. Un acto instintivo para volver a la vida. La ley que les pudo resarcir de su inmemoria, la pones en entredicho; mejor: la denigras, la escupes.


Te eriges en selector de “franquistas buenos y franquistas malos” en esa penosa entrevista. Son todos asesinos, amigo, los de ahora también; esos que no condenan los asesinatos y que ONU les ha conminado a cumplir esa Ley de Memoria Histórica de la que te mofas y a la que difamas. Sí los del Gobierno de Rajoy y sus secuaces que se burlan tanto de los familiares de asesinados como de los que trabajamos para diluir este duelo aún no resuelto y al cual tu contribuyes a nutrir de vileza. Hasta decir el portavoz del PP, Rafael Hernando, que los familiares de los muertos buscan el dinero de la Ley. Si supieras cómo nos las apañamos para dar de comer y posada a Paco Etxeverria y sus muchachos de Aranzadi, antropólogos que nos ayudan a dar paz y sosiego a tantas familias, para dar sepultura a los que desvelamos del martirio que denigras…

Decir que Aznar representaba el franquismo sociológico nos lleva a pensar que estabas empastillado, ebrio o totalmente fecundado o abducido por la pija que te entrevistaba. Si, claro: tu familia era “solo” franquista, dices. Pero tú, no, aclaras. Tú, querido y embaucador plumilla, has sido un desdichado franquista toda tu vida. Inmerso en un cinismo embriagador que ha embaucado a todo dios. Y ahora te delatas. Ya lo habías hecho en múltiples editoriales y artículos que ensuciaron un medio en el que muchos creímos y una empresa a la que, despóticamente, “limpiaste” de periodistas honestos que te sacaron la mierda que llevas adherida in eternum en tu desgraciado futuro.

Si, porque a partir de ya, los enterrados en las cunetas, tienen un nombre más que añadir a la lista de criminales que les despojaron de su vida y dignidad, la misma que acabas de escupir en ese infame y manipulador medio del que te sirves para figurar y conseguir algo de nota… Un medio que ha pervertido el crimen más atroz de España para que los canallas franquistas continuasen en el poder. ¿Tan bajo has caído que tienes que recurrir a lo más repugnante de la prensa nacional y con un asunto tan delicado como el de la Memoria Histórica para ser noticia? ¿Es posible que la vanidad enloquezca tanto?

Te arrepientes desde el minuto uno de haber sido director de los informativos de TVE, dmanifiestas. Creo que debes de arrepentirte de tu existencia, de la inhumanidad que acabas de mostrar al expresar tu admiración a esa gente “valerosa, y admirable entre los franquistas”. Sí, Juan Luis, de raza le viene al galgo. Al indecente periodista que eres, mejor dicho. El franquismo no se apellida. Lleva implícita su “cualidad” de asesino.

Hace un mes hicimos en la antigua càrcel de Burgos un homenaje a Marcos Ana, en el Teatro Clunia. El pasado domingo en el Auditorio Pérez Galdós de Pacífico, en Madrid, con José Hierro y Marcos Ana como protagonistas, ambos vecinos del barrio. Los dos espacios estuvieron a rebosar. En ambos tuve el honor de intervenir, con el hijo de José Hierro y Manuel Gerena, Rojo Cancionero y poetas maravillosos. Pulsar la ternura de los que padecen la más cruel soledad que cabe en un ser humano al que le arrebatan a su hijo de la entraña y fusilan al marido. Cómo me hubiera gustado verte por allí, que hubieses escuchado los versos de Pepe Hierro en boca de su hijo, de Marcos Ana en labios de los que les tratamos. Poemas destilados de su dolor, de las vivencias de sus compañeros a los que la Ley de la Memoria trata de dignificar. ¡Cómo dibujaron el dolor de su prisión y tortura en sus poemas! Acaso la desdicha que habita en tu miserable actitud, se hubiera visto afectada y estas barbaridades que ahora vomitas sobre los 150.000 esparcidos por campos, barbechos, y cunetas, sobre sus parientes, no las dirías.

Sí, después de Camboya somos el país con más desaparecidos. Pero estaban instaladas en ti desde la infancia las directrices de Franco desde la adolescencia, hacia tu codicia personal y ambiciosa. Bien que lo solapaste. Nunca se desprendieron de ti. Solo decirte que los comentarios a esta postura tuya vertida en El Mundo, está pasando sobre la decencia de este país como una desgracia, como un asombro al que no dan crédito miles de personas que has timado arteramente. Algo que nos hace meditar sobre el reverso de seres como tú, que lo fueron todo y ahora son residuos y despojos de la mala praxis.

El daño que has logrado es irreparable. Los que bien te conocen, no se asombran de esta pasión tuya por estar en la plana, y no de la literatura precisamente, en la que no eres nadie. Por eso esta actividad de figurar en medios y micrófonos, ha devenido en ser vocero, tertuliano y gacetillero aunque para destacar tengas que arremeter contra la Memoria Histórica y los que la padecen. Ahora mendigas en El Mundo una páginas que duelen y evocan una pesadilla terrible para tantos paisanos. No te lo perdonaremos. No olvidamos. Los crímenes del franquismo no prescriben. Pronto verá la luz de la justicia esta Ley que te empeñas en enterrar como lo hacen los fascistas a los que admiras.

Ahora, la nomenclatura de calles y plazas comienzan a desprenderse de los nombres de tus inolvidables asesinos. Eres candidato a sustituirles. Mejor aún, tu nombre debe figurar en la historia de tu periódico; más si cabe: ese que acabas de degollar o rematar en su carrera suicida, como el farsante director de un medio que quiso ser independiente y acabó en un gacetario peor que el Diario de Burgos, que ya es decir...

Juan Luis Cebrián y la ley de Memoria Histórica Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR