Proyecto Faq Lo que esconden las cifras del paro de diciembre

viernes, 6 de enero de 2017

Lo que esconden las cifras del paro de diciembre

Lo que esconden las cifras del paro de diciembre: La propaganda del régimen está tan contenta con las nuevas cifras ofrecidas por el maquillaje estadístico: 390.534 parados menos, 540.655 afiliados más a la Seguridad Social ¿De verdad hay que saltar de alegría por los datos ofrecidos a final de año por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE)?




Imagini pentru juventud desempleo
Según parece, el número de de contratos firmados en diciembre de 2016 fueron 1,7 millones, aunque también parece que la cosa tiene truco por obra y gracia de la magia de la precariedad, extendida por los gobierno del PP$OE en los últimos años.


Como publica el periódico Diagonal, hay algunos datos que hay que tener en cuenta y que nos harán, más que festejar, tirarnos de los pelos. En realidad se trata de más inestabilidad, peores contratos y, en general, la multiplicación de la precariedad y, por lo tanto, el crecimiento de los beneficios del empresario por el agravamiento de la explotación laboral.

En primer lugar, en diciembre tiene lugar la conocida campaña de Navidad, donde se neceista mucho personal temporal para cubrir puestos de servicios mal pagados y desregulados. De hecho, el aumento del empleo ha sido evidente en el sector servicios (-65.898 parados menos), pero, al contrario, el desempleo ha aumentado en industria (+2.785) y construcción (+8.365).



Por otro lado, las cifras dicen que tan solo 122.294 contratos de los registrados en diciembre eran de carácter indefinido, un 7,19% del total, por lo que un 93% de los contratos firmados son temporales. De esos contratos indefinidos, solo 71.739 fueron a jornada completa, el 4,2% del total.

Es decir, el 95% de los contratos firmados en diciembre han sido temporales o a tiempo parcial o ambas cosas, es decir, precarios, que es, por otro lado, el objetivo clave perseguido por las últimas reformas laborales en España, la precariedad, con el fin de que los trabajadores cobren menos (y los empresarios ganen más), no tengan estabilidad ni derechos laborales (y dependan constínuamente de las nuevas ofertas de las empresas con todo el poder en la negociación aprovechándose de la necesidad del demandante), y no tengan oportunidad, por la falta de tiempo y de vinculación con los compañeros de trabajo, de organizarse y enfrentarse unidos a la empresa (además de la inutilidad obvia, demostrada por creces por los sindicatos lacayos, de hacerlo dentro de CCOO o UGT y similares).

En este sentido, es comprensible el entusiasmo de la patronal o del Partido Popular con los datos sobre el empleo aportados por el SEPE, pues no hacen más que demostrar que la explotación es hoy mayor que antes y que el empresario tiene todavía aún más en sus manos, a su capricho, al pobre empleado, cada día más cercano a ser lo que la burguesía siempre considero a los trabajadores, es decir, sus esclavos. 


Finalmente los datos del SEPE aportan cifras que nos hacen dudar de si no se habla en realidad de hechos paranormales, en lugar de estadísticas sobre la situación real del empleo. Por ejemplo, según los datos aportados por el SEPE, tan sólo un 8% de todos los parados registrados en diciembre de 2016 son menores de 25 años. Sin embargo, la EPA del tercer trimestre de 2016 demostraba que el paro registrado en el tramo de edad de 16 a 24 años era del 41,94%, el mayor de toda la Unión Europea con creces ¿Qué ha sucedido con el 34% de jóvenes desempleados en este último mes? ¿Han emigrado como les anima a hacer Felipe VI en sus discursos, mientras él y su familia chupan del bote del dinero público? ¿Se han hecho todos viejos y han pasado a formar parte de los parados de larga duración? ¿Han sido abducidos por obra y gracia de dios o de los medios de desinformación en manos del capital?



Imagini pentru precarizacion laboral
La realidad es que si las cosas no cambian solo ese parece ser el futuro próximo de los jóvenes españoles: o convertirse en parásitos afiliándose a alguno de los cárteles políticos clásicos o sucedáneos (entrar en la familia real es, de momento, más complicado), o hacerse famosos haciendo alguna de las payasadas que abren las puertas de la farándula televisiva, o emigrar para limpiar platos en Alemania o Noruega hasta que cierren las fronteras a los que vienen del sur o, simplemente, hacerse viejos o invisibles dejándose llevar por la desesperación o el desencanto, facilitándole la labor al gobierno del capital de turno, (al que en realidad le importa bastante poco la realidad de la pobreza, el paro, la salud, la educación o la vivienda de los que no son de su clase), para que no tenga que manipular siquiera las estadísticas para ocultarlos .

Claro que sí que existe una forma de cambiar la situación, aunque la imposición de la ideología hegemónia por parte del capital hace que muchos no quieran ni oir hablar de ella: cambiar el sistema y poner a producir  a todos los mafiosos que de él se aprovechan, pues, en realidad, solo hay dos caminos: el de la dictadura del capital o el de la dictadura de los trabajadores (siendo esta última la única forma posible de verdadera democracia, la de la defensa de los intereses de la mayoría):

"Bajo el capitalismo. la democracia es una democracia capitalista, la democracia de la minoría explotadora basada en la restricción de los derechos de la mayoría explotada y dirigida contra esta mayoría. Sólo bajo la dictadura proletaria puede haber verdaderas libertades para los explotados y una verdadera participación de los proletarios y de los campesinos en la gobernación del país. Bajo la dictadura del proletariado, la democracia es una democracia proletaria, la democracia de la mayoría explotada, basada en la restricción de los derechos de la minoría explotadora y dirigida contra esta minoría" (Stalin, Los fundamentos del Leninismo: la dictadura del proletariado)



Fuente: http://cuestionatelotodo.blogspot.com.es/2017/01/lo-que-esconden-las-cifras-del-paro-de.html

Lo que esconden las cifras del paro de diciembre Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR