Proyecto Faq La metamorfosis

domingo, 8 de enero de 2017

La metamorfosis

Fuente: CTXT La metamorfosis:

---------------------------------



Pocos políticos suelen acabar en el mismo lugar en el que comenzaron, excepto aquellos sin recorrido o los de trayectoria tan dilatada en el tiempo como reducida en el espacio, porque acaban echando raíces en el sillón. Pero en ese club selecto está Francisco Vázquez, como simbolizan esas dos imágenes. La del cartel electoral del joven candidato socialista “por el pueblo” a la alcaldía de A Coruña en 1983, que conquistaría con el 60% de los votos. Su aspecto de entonces, joven tiburón engominado de mirada fija y determinada, ya permite entrever que tenía una carrera y unos cadáveres detrás: había sido secretario general del partido en Galicia, diputado en Cortes y en el Parlamento autonómico, del que dimitió para montar una manifestación contra el acuerdo de todos los partidos, incluido el suyo, de designar a Compostela como capital administrativa de la comunidad. Y al lado, 33 años más tarde, la imagen de su retrato recién colgado en la galería de primeros ediles del palacio municipal de María Pita.

Las dos imágenes reflejan algo más que el transcurso del tiempo (del tiempo hacia atrás, si comparamos las caracterizaciones), y no son siquiera el símbolo de la acomodación de las ideas al paso de los años y de las tentaciones. Normalmente las personas y las sociedades evolucionan. Sin embargo, en el caso de Paco Vázquez, todo estaba ya ahí. En los 23 años que gobernó desde ese edificio que ahora decora (dos mandatos más que Fraga, exactamente los mismos que Pujol y que Rita Barberá), Vázquez ha sido a la vez republicano (el que prestaba la bandera para los actos), el alcalde con uno de los callejeros más trufados de franquismo, y católico de los de toda la vida (férreo antiabortista, por ejemplo). Socialista de la rama guerrista, candidato del PP a Defensor del Pueblo y devoto del Imperio Británico en una pieza. Y furibundo antinacionalista y a la vez el primer secretario general del PSdG-PSOE que firmó un pacto global con el BNG para apoyarse en los ayuntamientos. Todo ello sin despeinarse. Un aleph político que todo lo contiene, el alfa y el omega, el primero y el último, el principio y el fin. "El alfa y el omega por quien solo el fin se convierte en principio y el fin de nuevo en el principio original sin ninguna interrupción", como expresó Clemente de Alejandría en su tercer libro (Stromata, IV, 25).

Por eso, después de un cuarto de siglo de demiurgo local, es raro que haya escogido pasar a la historia, aunque sea en formato pinacoteca municipal, con los avíos de embajador en el Vaticano, un cargo à la Trillo que disfrutó apenas cinco años. Una hemorragia de dorados y recamados que, más que el alcalde “por el pueblo”, le hace parecer un generalote, o una imitación de los retratos de Goya de Fernando VII o del duque de San Carlos. Sin embargo, Francisco Vázquez, dijo el pintor, Rafael Cidoncha, quería ver su vida reflejada en la pintura. Y lo logró.

La metamorfosis Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR