Proyecto Faq Entrevista a la Biblioteca Popular José Ingenieros

sábado, 7 de enero de 2017

Entrevista a la Biblioteca Popular José Ingenieros

Entrevista a la Biblioteca Popular José Ingenieros:

La Biblioteca Popular José Ingenieros, nacida el 1 de julio de 1935 en Buenos Aires, toma su nombre de José Ingenieros, médico psiquiatra, criminólogo y ensayista, quien fue, junto con Leopoldo Lugones, director de la revista “La Montaña” autodefinida como Socialista Revolucionaria.

Ingenieros, en esa época, era visto con simpatía tanto por los anarquistas como por los socialistas. Positivista, laicista, impulsor de la Reforma Universitaria y discípulo del criminólogo anarquista Pietro Gori, resultaba una opción potable para tiempos en que la represión hacía necesaria cierta discreción en las actividades públicas.

Hagámos un poco de historia ¿cómo ha sido la evolución y peripecias de la Biblioteca popular José Ingenieros?

La Biblioteca fue fundada en 1935 durante el gobierno del general Agustín P. Justo, un gobierno caracterizado por el fraude electoral, las policías bravas, la política orientada por la oligarquía rural, la influencia clerical y el creciente poderío de la derecha vernácula.

Habían transcurrido apenas tres años desde el final de la dictadura fascista de Uriburu, que contaba en su haber con los fusilamientos de los anarquistas Joaquín Penina en Rosario y Severino Di Giovanni y Paulino Scarfó en la Penitenciaría de la calle Las Heras. En esos años también se dictó la condena a muerte por asociación ilícita de los compañeros de la Unión Choferes, adherida a la FORA, pena conmutada a último momento por la cadena perpetua a cumplir en el penal de Ushuaia, “la Siberia del sur”, donde compartirían el entierro en vida con decenas de militantes anarquistas. Naturalmente se continuó con la aplicación de la ley de Residencia, la “ley baldón”, con las consecuentes deportaciones de extranjeros “indeseables”.

En este período se iniciaron los procesos de Bragado, el de los ladrilleros de San Martín; los de asociación ilícita a los afiliados de la Union Choferes, Lavadores de Autos y Obreros Panaderos de la FORA.

En 1935, promediaba la llamada década infame, con una tremenda desocupación, la creciente miseria del pueblo y la corrupción del poder. La represión seguía castigando al movimiento obrero y al anarquismo que trataba de reorganizar sus cuadros militantes; la FORA se reunía en las Reuniones Regionales de Rosario en 1934 y de Diamante en 1938. En setiembre/octubre de 1932 se realiza en Rosario el 2º Congreso Anarquista Regional que aprueba la creación del Comité Regional de Relaciones Anarquistas (CRRA), que daría origen en octubre de 1935 a la creación de la Federación Anarco Comunista Argentina (FACA).

Aparecían con dificultades los periódicos “La Protesta”, “La Obra” (ex La Antorcha) y “Organización Obrera”, órgano de la FORA así como la revista “Nervio”.

Es en ese contexto que, el 1º de julio de 1935, un grupo de militantes socialistas y anarquistas funda una biblioteca, la Biblioteca Popular “José Ingenieros”. Su primer local fue un pequeño garage ubicado en la avenida Juan de Garay, entre el Pasaje Pereyra y Castro. La oradora inaugural fue la militante socialista Alicia Moreau de Justo. Al poco tiempo los socialistas se retiraron y la misma quedó integrada por compañeros identificados con el anarquismo revolucionario. Desde entonces la Biblioteca tuvo dos objetivos: participar por un lado en la actividad interna del movimiento anarquista y al mismo tiempo afianzar su implantación en el barrio donde estaba su local con el préstamo de libros, conferencias públicas, talleres de aprendizaje, cine, etc.

Muy pronto se alquiló el local de Santander 408. Era una sala que daba a la calle con dos vidrieras y una puerta en el medio que se cerraban con sendas persianas de metal; la casa era baja, de un solo piso, y tenía otra entrada bien separada, deta¬lle importante cuando llegaban las clausuras policiales.

El primer conferenciante en el nuevo local fue el compañero Rodolfo González Pacheco.

Entre los fundadores de la Biblioteca recordamos a los compañeros José Moledo, Lauro Coniglio y Guerra, que tenían el común denominador de ser militantes de la Federación Obrera del Calzado adherida a la FORA y los hermanos Germinal y Libertario Benito. Un año más tarde se incorporan a la Biblioteca, a instancias del compañero Bianchini, varios integrantes de la Biblioteca “Cultura Libertaria”, Vicente y Roque Francomano, Esteban Delmastro, Ciurosa, su compañera, la hermana de ésta, Elvira y Andres Bracutto (que fue secretario de la Union Choferes), que fueron activos participantes junto a Lauro y Concepción Coniglio, Luis Bianchi (cortador de calzado).

Fueron numerosos los grupos afines que se reunieron en la Biblioteca. Algunos ejemplos que ilustran lo que decimos.

En los últimos años de la década del cuarenta., la Agrupación Estudiantil Anarquista, cuyo órgano de prensa fue “De pie”. Dentro del movimiento estudiantil, diez años después se formó el Movimiento Anarquista Universitario (MAU), que intervino en las movilizaciones sobre la enseñanza libre o laica, durante el gobierno de Frondizi.

Las campañas de agitación y de solidaridad por los presos fueron numerosísimas; citaremos solamente dos. En agosto de 1952, a raíz de una huelga a la que había llamado la Sociedad de Resistencia del puerto de la Capital, por la reapertura de su local, por el pago íntegro de su jornal al obrero accidentado, y para denunciar la sustracción de un día de salario pro monumento a Eva Perón, seis obreros de la FORA fueron detenidos y torturados durante ocho días en la Subprefectura Marítima sita en Pedro Mendoza y Olavarría, de allí se los trasladó a la isla Demarchi y posteriormente, para evitar las tramitaciones legales, se los pasó a la Penitenciaría Nacional a “disposición del Poder Ejecutivo”. La policía allanó diversos domicilios de militantes y de miembros del Consejo Federal deteniendo a familiares como rehenes. Se creó inmediatamente una Comisión de defensa a la que se integró la Agrupación de la Biblioteca y prácticamente la totalidad del movimiento anarquista, específico, forista y autónomo. La agitación fue intensa en todo el país y fuera de las fronteras nacionales, se publicó un boletín informativo llamado Agitación y se logró luego de varios meses la libertad de todos los presos.

En 1960 se creó otra Comisión Pro Libertad de los Presos, que después de un año de actividad consiguió que se abrieran las puertas de la cárcel para la casi totalidad de los 200 obreros plomeros y choferes de la FORA detenidos en ese momento.

A nuestro entender, la agrupación que más se identificó con la Biblioteca, fue la del Grupo Editor de “La Protesta”. La redacción del periódico funcionaba en el local pero, aunque no todos los compañeros de “La Protesta” estaban en la Biblioteca y viceversa, se estableció como una simbiosis entre ambos grupos. En 1949 el gobierno de Perón clausuró la Biblioteca que fue reabierta recién a su caída después del 16 de setiembre de 1955. Durante esos largos años, clandestinamente se entraba al local por la calle Senillosa y se realizaban reuniones de diverso tipo. “La Protesta” debió salir sin pie de imprenta y sin editor responsable hasta la caída de Perón en 1955. A partir de diciembre de ese año el periódico, con un equipo ampliado, comienza su aparición pública y quincenal, pero a poco andar, en junio del 56 “La Protesta” es nuevamente clausurada y el local de la Biblioteca allanado, secuestrando la policía una buena cantidad de periódicos y llevándose detenido a nuestro compañero Esteban Delmastro.

Varios compañeros de “La Protesta” intervinieron en charlas y conferencias. Eduardo Raúl Colombo, Jorge Solomonoff, Oscar Milstein, Gregorio Naso, Lorenzo de Vedia, Victor Iturralde, Jorge Raúl Peries, Guillermo Savloff. A iniciativa de éste último se fundó la Asociación de Educación Libre (ADEL), que tenía como máxima “A la libertad por la educación”.

Guillermo Savloff fue asesinado por la triple A de José Lopez Rega en enero de 1976.

Otra actividad que se desarrolló en la Biblioteca en 1959/60, fue el “Teatro Club”, que realizó varias representaciones de “Manos de Luz” de Gonzales Pacheco.

Con la venta por parte de los propietarios del local de la calle Santander se debió salir a la búsqueda de ayuda solidaria, como siempre nunca escatimada, que permitió la compra de la casa de Ramírez de Velasco, en el barrio de Villa Crespo, donde la Biblioteca permanece hasta la fecha. Tras un largo trabajo de adecuación (eran 4 piezas continuas) se reanudaron de las actividades públicas.

La Biblioteca como “Agrupación José Ingenieros” formó parte de distintos organismos a nivel internacional así como de organismos de solidaridad ante diversas situaciones puntuales. Internacionalmente participó de la CRIA (Comisión de Relaciones Internacionales Anarquistas) y de la SIA (Solidaridad Internacional Antifacista). Regionalmente la Biblioteca integraba la Editorial Tupac junto con La Obra (grupo y periódico de filiación antorchista), La Protesta, la Asociación Racionalista Judía, el Centro de Estudios Sociales Anderson Pacheco y otras agrupaciones anarquistas de los alrededores de Buenos Aires. A través de Tupac los miembros de la Biblioteca fueron parte integrante en la creación de la Editorial Proyección y colaboraron activamente en sus planes de edición como en la elaboración de su línea ideológica.

En los años del genocidio militar con 30.000 desaparecidos, por una parte se privilegió mantener abierta la biblioteca con actividades y charlas públicas, más orientadas a lo cultural. El grupo “Bardoneón”, charlas sobre “Free Jazz”, conferencias sobre tango; la “Danza armonizadora”. También estuvo abierta al barrio con un Taller de Creación Infantil a cargo de tres compañeras docentes.

Por otra parte, en forma clandestina, la Biblioteca convocó una reunión de delegados de grupos que acordaron la organización de una comisión para ayudar presos v perseguidos (al poco tiempo, esta comisión quedó a cargo solamente de compañeros de la Biblioteca. Con la ayuda pecuniaria de varios compañeros, poniendo en peligro su libertad y su vida, lograron la localización de lugares de detención de algunos compañeros, su libertad y su traslado al exterior; así como la salida de la Argentina de otros compañeros que corrían peligro. Hubo, desgraciadamente, compañeros que venían a esta Biblioteca que fueron arrojados al mar. Estaban en la ESMA: los hermanos Tello, Fernando (Pata) Díaz, Raúl Olivera y otros compañeros de distintos grupos.

Con una “visita” desagradable fueron detenidos el casero de ese momento y otros dos presentes, por suerte salieron en libertad en un mes y medio.

Los compañeros que cumplieron esta tarea fueron la inolvidable Cecilia Seoane, el querido “loco” Seoane y el “gallego-santanderino”, Gabriel Prieto.

A finales de los 70 se fundó el “Cine Club Jaen” que adquirió, a través de los años, una bien merecida fama.

En los años posteriores la Biblioteca siguió sirviendo de referencia para las jóvenes generaciones que se acercaban al anarquismo, facilitando sus instalaciones para los diferentes grupos que permanentemente si iban formando, como en los años 80 fueron, entre otros, los Grupos de Autogestión. La coordinación de las actividades del movimiento anarquista en ese período se realizaba a través de la Relacionadora Anarquista (RA) de la que la Biblioteca formó parte activa.

¿Qué objetivos se marca vuestra Biblioteca? ¿Cómo os organizáis? ¿Cómo es el funcionamiento de la Biblioteca?

La Biblioteca Popular José Ingenieros (BPJI) es un espacio propio del movimiento anarquista que funciona cotidianamente gracias al trabajo de compañeros y compañeras que militan en ella y colaboran en su sostenimiento material.

La Asamblea es la herramienta fundamental y última instancia resolutiva de las actividades de la BPJI. Las decisiones en la Asamblea se toman por consenso o, de no ser posible y considerarse sumamente urgente e ineludible tomar una decisión en ese momento, por mayoría.

La asamblea nombra a los y las integrantes de la Comisión Administradora, decide sobre las propuestas presentadas, la mandata y designa a revisores de cuentas. Pueden participar personas no integrantes de la Comisión si cuentan con el acuerdo de la misma y siempre que acuerden con la declaración de principios.

Las funciones de la Comisión consisten en sostener cotidianamente el local y los medios necesarios para el funcionamiento de la biblioteca, sus servicios y actividades.

Declaración de principios:

Sin pretender acuerdos totales, aunque sí orientaciones mínimas, los miembros de esta Biblioteca nos identificamos con un anarquismo social y revolucionario y compartimos el objetivo de alcanzar, mediante la destrucción del sistema capitalista y la abolición del Estado, una sociedad libre y organizada en torno a los principios del comunismo anárquico. Un anarquismo que basa su acción en la participación directa y responsable de compañeras y compañeros, que agrupados en distintos espacios independientes y autónomos y organizados mediante métodos asamblearios y federalistas, promuevan la autogestión, el apoyo mutuo y la acción directa del conjunto de los dominados y explotados, combatiendo así las formas extremas del individualismo egoísta y competitivo promovidas por el actual sistema social, pero respetando la individualidad creativa en el aporte de ideas e iniciativas para el logro de los objetivos comunes. Siempre por fuera y en oposición al poder del Estado y del Capital.

Nuestro propósito es el de contribuir, de acuerdo con nuestras posibilidades y en la medida en que una Biblioteca lo puede hacer, a la gestación de un cambio revolucionario de la actual estructura social, junto a todos los que sufren este sistema de dominación en sus distintas variantes: la explotación económica, la exclusión y marginación, la opresión patriarcal (entendida como toda forma de violencia física, psíquica, económica y simbólica hacia mujeres y niñxs) la persecución por condición de género u orientación sexual, el racismo, el deterioro creciente del medio ambiente y un largo etcétera.

Estamos firmemente convencidos de los principios que han guiado al Movimiento Anarquista desde los tiempos de la 1ª Internacional. Estos principios servirán de guía en la reactualización y debates teóricos y tácticos necesarios en función de las grandes transformaciones que ha sufrido el mundo desde aquellos días. Ya que dichas transformaciones generaron cambios en la estructura de dominio que eran inconcebibles para los pioneros del movimiento anarquista.

La Biblioteca perseguirá esos objetivos por medio de las charlas y los talleres, las proyecciones, la biblioteca y el archivo, la librería y las ediciones. Ofreciendo así, a distintos grupos afines, medios que de otra forma les sería difícil o costoso conseguir para ayudar a su desarrollo y sostenimiento, no sólo para fortalecernos nosotros mismos como grupo, sino también como Movimiento, mediante relaciones de respeto, solidaridad y compañerismo.

Para cumplir estos objetivos es que nos constituimos orgánicamente en un espacio administrado por una Comisión pero sostenido por una Asamblea de compañeros y compañeras afines, con vínculos afectivos y con participación o colaboración en las actividades de la Biblioteca. Una Asamblea que se maneja con vocación de consenso y ánimo pluralista, tratando de generar un clima fraterno, abierto a todos los grupos e individualidades que acuerden con esta visión.

¿Qué actividades realizais? ¿Podemos decir que el mayor peso recae en la Biblioteca o en otras actividades?

Las actividades siguen siendo las mismas que se plantearon en los días de su fundación, conferencias, charlas, debates, presentación de libros, mantenimiento del Archivo “Alfredo Seoane”, uno de los archivos sobre anarquismo y movimiento obrero más importantes en América Latina, mantenimiento y catalogación de la biblioteca específica y la general y poner el salón y las instalaciones en condiciones y listos para las diversas necesidades de los grupos afines que las utilizan.

En la actualidad, además de las numerosas actividades diversas, en el local se reúnen en forma permanente grupos feministas (Insumisas, Liberatorias), la Comisión de Solidaridad y Resistencia y se realiza un Taller de Escritura.

La Biblioteca cuenta además con una surtida librería específica y participa activamente, a través de Tupac, en la colección Utopía Libertaria

¿Cómo son vuestros fondos bibliográficos? ¿Qué tipo de servicios dais?

Como ya se ha dicho la Biblioteca cuenta con un muy importante sector de libros de temática anarquista, más de 3000, con algunos ejemplares casi inconseguibles y una renovación permanente en nuevos títulos. También cuenta con un catálogo interesante sobre filosofía y ensayo, marxismo, movimiento obrero, historia, economía, etc.

Debido a obras de ampliación y remodelación del local y del archivo, en estos últimos hubo que recatalogar la biblioteca, tarea casi concluida en estos días, lo que nos va a permitir el préstamo de libros y una fluida consulta en el salón de lectura. Los días de atención al público van de lunes a viernes en horario vespertino

El archivo hemerográfico cuenta con una sala de consulta separada y atiende a investigadores y público un día a la semana.

El proyecto a futuro es la digitalización, tanto del material hemerográfico como la de los ejemplares únicos y más delicados de la biblioteca, para permitir la consulta virtual y no dañar los originales.

Redacción Rojo y Negro

biblioteca-jose-ingenieros.jpg

Redacción Rojo y Negro

Entrevista a la Biblioteca Popular José Ingenieros Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR