Proyecto Faq Entrevista con Elena Ortega, miembro de Madres contra la represión y madre de Alfonso Fernandez, Alfon

viernes, 13 de enero de 2017

Entrevista con Elena Ortega, miembro de Madres contra la represión y madre de Alfonso Fernandez, Alfon


Elena Ortega frente a un mural de apoyo a Alfon en las casetas del recinto ferial de Alcorcón

Recientemente se ha cumplido un año y medios desde la entrada en prisión de Alfonso Fernández Ortega, Alfon, acusado de portar un explosivo casero durante la jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012. Extremo que él niega.

Durante el juicio, Alfon denunció que la Policía le amenazó con imputarle tenencia de explosivos si no identificaba fotográficamente a miembros de los bukaneros y otros jóvenes de grupos antifascistas.
No se encontraron huellas ni ningún otro tipo de prueba que demostrara que Alfon portara el explosivo analizado durante el juicio. Tampoco se demostró que se mantuviera la cadena de custodia sobre el mismo, es decir no se ha demostrado que el artefacto presentado como prueba fuera el mismo que la policía asegura haberle incautado.

Entrevistamos a Elene Ortega, miembro de Madres contra la represión, activista social del barrio de Vallecas y madre de Alfonso.

¿Cómo estáis la familia después de este año y medio?
Estamos fuertes, aunque notamos lo pesado que se hace, sometidos a unas rutinas que no hemos elegido y siempre alertas, en guardia y desconfiando. Supone un desgaste parecido al de una enfermedad larga.

¿Qué tal se encuentra Alfon en este momento? ¿Puedes contarnos algo de cómo es su vida en prisión?
Alfonso ha madurado mucho, se mantiene firme, se hace respetar por los funcionarios y los compañeros. Se mantiene ocupado formándose y cuidándose física y mentalmente. En este momento está cursando segundo de bachillerato y preparando el examen para el acceso a la Universidad a distancia. Ensaya un día a la semana tocando la batería con otros dos compañeros, guitarra y vocal, en un grupo que han formado de punk rock, acude a taller de cine y narrativa y a las charlas que da una ONG que se llama Solidarios, escribe artículos para el fanzine de su grupo y practica deporte a diario, un día a la semana juegan un partido de fútbol. También comparte libros con los presos.

¿Alfon es consciente de todas las muestras de solidaridad y apoyo que recibe en multitud de actos, que “Alfon libertad” es ya una consigna de todo el movimiento social en España?
Procuramos mantenerle informado, le llega prensa afín como Diagonal, Marea, Contra Historia, Rojo y Negro, El otro País, periódicos de sindicatos alternativos y revistas de organizaciones políticas de izquierdas. Le contamos en las comunicaciones y en los vis, y también le llega correspondencia de amigos y familiares contándole lo que se está haciendo fuera, dándole apoyo y ánimos.

Desde que conseguimos a través de la presión social y la movilización y los recursos interpuestos por el abogado que le retirasen el Régimen FIES con el que tenía intervenidas las comunicaciones orales y escritas, tenemos más facilidad para trasmitirle información y enviarle fotografías.
Una de las razones por lo que se mantiene con la cabeza alta es porque es consciente de que es un preso político, que está siendo víctima de un castigo ejemplarizante y que se lo quedaron a él como se podían haber quedado a otro joven organizado, combativo y antifascista.

Pienso que con el caso de “ALFON” hemos conseguido romper el cerco mediático y movilizar a gran parte de la sociedad, no solo del estado español sino también fuera. Hemos conseguido poner en evidencia al sistema judicial y a la policía, hemos conseguido desenmascarar una realidad de abuso e impunidad que se oculta a la sociedad y se manipula con la cristalización de la disidencia en sus medios de comunicación.

Alfon, por su juventud, por pudor y humildad no es muy consciente de la dimensión que ha adquirido su caso, se siente uno más de los presos políticos que hay en este país y muy por debajo en experiencia personal al resto, como son los presos comunistas o los independentistas vascos. Sí es verdad que al principio de entrar en prisión en Soto del Real nos dijo, que no nos preocupásemos que iba a salir de prisión más formado y fuerte de lo que entró porque los revolucionarios siempre nos hemos formado en la cárcel.

El caso de Alfon no es algo aislado ¿Cómo ves la situación de los presos políticos en nuestro país? ¿Cuáles crees que deberían ser la posición y las acciones a tomar por parte de las organizaciones de izquierda a este respecto?
El caso de Alfon no es un caso aislado, en este país nunca han dejado de haber presos y presas políticas. A raíz del expolio y estafa a la que nos ha sometido el Fondo Monetario Internacional y la Banca europea y las medidas y recortes aplicadas por la Troika y los gobiernos de los Estados, recayendo todo el peso sobre la clase trabajadora, ha aumentado y se ha generalizado el descontento social que ha dado lugar a un aumento de las protestas sociales y huelgas generales y a una respuesta violenta por parte del Estado español en este caso, con apaleamientos, detenciones, torturas en las comisarías, persecución y seguimiento de la disidencia, listas negras, criminalización en los medios de comunicación, acusaciones falsas, montajes policiales, juicios políticos donde prevalece como prueba la palabra de la policía y no se admiten los testimonios y pruebas presentadas por la defensa y peticiones de penas desproporcionadas.

Durante estos últimos años, a partir sobre todo del 2011, se han juzgado a cientos de personas, con peticiones de penas de cárcel e indemnizaciones económicas de miles de euros por su participación en las protestas y las huelgas, se ha aprobado y puesto en marcha la Ley Mordaza y se ha endurecido el Código Penal, se han llevado a cabo cazas de brujas con operaciones específicas hacia el movimiento anarquista como la operación “Pandora” y la operación “Araña”. En este momento tenemos presos como Nahuel, anarquista del movimiento Streig Eitch, detenido en la operación “ICE” junto a otros 4 compañeros el 4 de noviembre de 2015 en prisión preventiva, en régimen FIES, sufriendo medidas de excepción como el aislamiento y la dispersión, sin juicio y sin pruebas. Otro preso es Andrés Bódalo, sindicalista del SAT, que lleva ya 10 meses en la prisión de Jaén bajo una acusación falsa. La abogada Arantza Zulueta, detenida en enero de 2014 y que actualmente se encuentra en aislamiento en la prisión de Puerto III (Cádiz).  Por último los jóvenes de Altsasu, actualmente tres de ellos en prisión preventiva en la cárcel de Soto del Real en Madrid sufriendo dispersión y en Régimen FIES, sin olvidar otros muchos casos en espera de juicio o de cumplir sentencia condenatoria de cárcel como los compañeros de Rodea el Parlament, Molero, Carmen y Carlos de Granada, los encausados del 22M, los titiriteros y un largo etc.

Las organizaciones y las plataformas comprometidas con la lucha contra la represión y que luchan y trabajan por los derechos de los presos hemos observado en estos años la dificultad para arrancar posicionamientos y compromisos de los grupos parlamentarios. Se dan constantemente prácticas impropias de un Estado de derecho y democrático y una absoluta falta de respeto a los DDHH y a derechos fundamentales como son el derecho de manifestación y reunión, el derecho a la huelga o la libertad de expresión. Hemos constatado en cientos de ocasiones como se vulneran los derechos de las personas y la impunidad con la que actúan los cuerpos represivos, los fiscales y los jueces, hemos llegado a convertir en reivindicación que apliquen y se ajusten a sus propias leyes aunque sería necesario llegar a un compromiso común para echar atrás muchas leyes y acuerdos represivos puestos en marcha a lo largo de este periodo democrático, el Régimen del 78 continuista del franquismo y sus prácticas.

El Alcalde de nuestro municipio, Alcorcón, se ha referido varias veces a Alfon como terrorista, para cargar contra las organizaciones y colectivos locales que os apoyamos ¿Qué le dirías a nuestros vecinos?
A los vecinos de Alcorcón que sufren la precariedad laboral, la pobreza energética, los recortes en sanidad, los recortes en educación, los desahucios, los recortes en prestaciones y servicios sociales les diría que Alfon es un joven vallecano que el día de la Huelga General del 14N de 2012 salió a protestar junto a sus vecinos y familiares por los derechos y libertades de la clase trabajadora y se encontró con un montaje policial en la puerta de su casa, con una acusación falsa y con un juicio político sin pruebas que le ha llevado a prisión. La policía, el fiscal y los jueces saben que Alfon no llevaba nada y como le dijeron cuando se lo llevaron el 17 de Junio apoyado por un muro humano solidario de vecinos y vecinas: “Alfon sabemos que no llevabas nada pero como no has querido cantar te lo comes”.

¿Qué le dirías a los jóvenes que como Alfon están en la lucha por los derechos obreros y sociales?
Les diría que no dejen de luchar, tienen dos opciones, subyugarse a una vida de precariedad, explotación y miseria o luchar por la justicia social. Les diría que estén organizados y sepan que la represión es una consecuencia lógica para los que optan por rebelarse contra el sistema capitalista y el régimen establecido, Les diría que se formen para adquirir capacidad de análisis y tener sentido crítico para así encontrar en cada momento la mejor respuesta contra la opresión a nuestra clase y la represión y persecución a la disidencia. También les diría que la solidaridad es imprescindible para resistir y que no tengan miedo.

¿Te gustaría añadir algo más?
Me gustaría añadir que sin la presión social de las calles es imposible que las instituciones pongan iniciativas en marcha que mejoren las condiciones de la clase obrera. Necesitamos organización obrera y social, compromiso y unidad de acción para responder a todos los ataques que estamos sufriendo por parte del capitalismo, el imperialismo y el régimen del 78.
Como dice Alfon siempre: “Saludos revolucionarios y antifascistas”.

Entrevista con Elena Ortega, miembro de Madres contra la represión y madre de Alfonso Fernandez, Alfon Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar

 
  • BR